Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Nigeria, país de cristianos y musulmanes

Nigeria, país de cristianos y musulmanes
Una crisis que no se aborde con decisión en Nigeria acabaría afectando al resto de África. Imagen: Tomsadventures en Unsplash
Una crisis que no se aborde con decisión en Nigeria acabaría afectando al resto de África. Imagen: Tomsadventures en Unsplash

Matilde Latorre de Silva Sanz

“La solidaridad no es un sentimiento superficial, es empeñarse en el bien común»
Una crisis que no se aborde con decisión en Nigeria acabaría afectando al resto de África. Imagen: Tomsadventures en Unsplash
Una crisis que no se aborde con decisión en Nigeria acabaría afectando al resto de África. Imagen: Tomsadventures en Unsplash

Por Matilde Latorre. Nigeria es un país único en el mundo. En él reside cerca de una quinta parte de la población africana. Una crisis que no se aborde con decisión en Nigeria acabaría afectando al resto de África.

Hace algunas semanas pude tener una conversación con Mons. Augustine Obiora Akubeze, arzobispo católico de Benin City y presidente de la Conferencia Episcopal Católica de Nigeria, en la que me explicó los graves problemas políticos que derivan de la actual situación de inseguridad que vive el país, debido tanto a las atrocidades del grupo terrorista Boko Haram como de otros grupos radicales como los fulanis.

La situación actual refleja una tensión autoinfligida, innecesaria. Es una nación políticamente polarizada. Lamentablemente, algunos de los dirigentes políticos han sido y siguen siendo responsables de decisiones, declaraciones y nombramientos que hacen que algunos nigerianos de algunas zonas se cuestionen una y otra vez la unidad del país.

La Constitución de Nigeria reconoce el principio federalista, lo cual significa que en la Administración de las instituciones federales deben estar representados todos los sectores del país. Este principio fue instaurado para que todos los nigerianos se sintieran bienvenidos y supieran que Nigeria pertenece a todos. Sin embargo, ante el enorme desafío de una gran inseguridad, el actual Gobierno Federal de Nigeria ha decidido adoptar un enfoque altamente sospechoso respecto a nombramientos de personas para puestos sensibles. Así, prácticamente todos los jefes militares que asesoran al presidente pertenecen al mismo grupo étnico de los hausa-fulanis. La autoridad que lidera la seguridad está dirigida por un solo grupo religioso, un solo grupo étnico, en una nación multirreligiosa y multiétnica.

En cuanto a Boko Haram, que lleva muchos años atacando a los nigerianos, este grupo terrorista ha jurado lealtad al ISIS y opera en el noreste de Nigeria, pero también ha perpetrado ataques en Abuja, la capital federal. Boko Haram persigue la ideología religiosa extremista. Por un lado, rechazan todo lo que es occidental y, por otro, usan armas y municiones de fabricación occidental para atacar a nigerianos inocentes, tanto musulmanes como cristianos. En la actualidad se concentran en el asesinato y el secuestro de cristianos. La respuesta del Gobierno ha sido en gran medida insatisfactoria para la mayoría de los nigerianos. Por ejemplo, Leah Sharibu, una mujer capturada por Boko Haram, actualmente sigue cautiva.

Hace unos meses, el presidente del Gobierno local de la Asociación Cristiana de Nigeria fue decapitado por Boko Haram. El Rvdo. Lawan Andima, que tenía 58 años, estaba casado y era padre de nueve hijos, fue asesinado simplemente por ser cristiano. El presidente de Nigeria declaró que está conmocionado por los incesantes asesinatos de nigerianos, en su mayoría, cristianos.

Hace unos días, la Asamblea Nacional propuso unánimemente que el presidente cambie a los jefes militares porque no están protegiendo la vida de los nigerianos. El brazo legislativo del Gobierno se compone en su mayoría de miembros del partido gobernante, por lo que esto refleja el descontento de los nigerianos con el nivel de incompetencia mostrado por el Gobierno de Nigeria a la hora de proteger vidas y bienes.

En el pasado, los graves problemas de seguridad se limitaban a una zona concreta, el noreste de Nigeria, mientras que, en la actualidad, hay inseguridad por todas partes. Hoy se secuestra a personas para exigir rescates en todas las zonas de Nigeria. Hay muchos casos de enfrentamientos entre pastores y campesinos. Los pastores son predominantemente musulmanes fulanis del norte, al igual que el presidente.

La desfachatez con la que se mueven por toda Nigeria en busca de pasto para alimentar a su ganado no tiene precedentes. Hay demasiados casos en todas las partes del país en las que estos pastores invaden tierras de cultivo, lo hacen provistos de armas, también de fuego. Estos pastores, calificados ya por la comunidad internacional de grupo terrorista, actúan con total impunidad. La práctica ausencia de procesamiento penal de estos hombres alimenta aún más la creencia de que cuentan con el respaldo del Gobierno Federal. La justicia y la paz siempre van de la mano, y quienquiera que desee una paz genuina debe promover la justicia. Para que la paz y la seguridad reinen en Nigeria debe haber justicia política, religiosa, étnica, económica y judicial para todos y cada uno de los nigerianos.

Lo que Monseñor Augustine Obiora Akubeze pide del ámbito internacional es que los Gobiernos de las naciones de la Unión Europea y América se vean moralmente obligados a buscar formas de proteger las vidas de los cristianos y los demás nigerianos, que son constantemente atacados por Boko Haram y los pastores fulanis.

 

Artículo escrito por Matilde Latorre de Silva, coordinadora internacional de Our hearts for Africans.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

La brecha eléctrica de África

La escasa capacidad de generación eléctrica en un continente que crece aceleradamente es posiblemente el mayor desafío al que se