Una oportunidad para resituarnos

Una oportunidad para resituarnos
Tania Adam es la fundadora y editora de Radio Africa Magazine.
Tania Adam es la fundadora y editora de Radio Africa Magazine.

Tania Adam

Periodista y productora cultural, especializada en diásporas y músicas africanas, fundadora de Radio África Magazine
Tania Adam es la fundadora y editora de Radio Africa Magazine.
Tania Adam es la fundadora y editora de Radio Africa Magazine.

Por Tania Adam. «Estamos en occidente. Estamos en occidente. Estamos en occidente. No estamos en África; estamos fuera de África. Soy una inmigrante y vivo fuera de África. Pero también soy de donde vivo». Es uno de los mantras que vienen a mi cabeza cuando trato de entender quién soy, de dónde vengo y por supuesto, dónde estoy. Esta frase, aparentemente sencilla, tiene infinitas connotaciones a nivel personal, social y económico; y revela, sin lugar a duda, cómo nuestras múltiples identidades se solapan y nos condicionan.

Yo tengo la identidad de inmigrante (sí, lo considero una identidad), entre muchas otras; una simple inmigrante africana que al igual que muchos africanos y africanas que residen en este país, decidimos (cada uno con nuestras razones) que esta es la casa donde queremos establecernos, donde queremos seguir creando nuestro futuro y el de nuestros hijos. No tenemos más ni menos mérito que el resto de los humanos; a nivel fisiológico, nos alimentamos para vivir, reproducirnos y morir; y de supervivencia, trabajamos para poder mantenernos. Nada novedoso, dentro de esta raza (humana) de la que todos formamos parte. Una estirpe que está en conflicto consigo misma, se maltrata, se desprecia, no se cuida y funciona, sobre todo, a base de poder; un juego de dominados y dominantes. Y, yo, con mi mochila llena de identidades, tengo la sensación de decantarme en la parte de la balanza de los dominados; aquellos que no acabamos de tener poder (hay quienes, simplemente, no tienen) para decidir nuestro futuro con libertad; un privilegio de unos pocos.

Además de inmigrantes, las personas africanas y los afrodescendientes formamos parte de un grupo de gente; de esa gente que ha sido colonizada, o poscolonizada, y que durante mucho tiempo ha pensado que su procedencia, lenguas y culturas no valían para nada; porque nos dijeron (al igual que a todos aquellos colonizados y esclavizados del mundo) que lo que valía era lo que venía de occidente, del centro y no de la periferia. Para ellos nosotros éramos de la periferia; el discurso caló, y en gran medida ha determinado nuestra forma de ser y de estar en este mundo. Esta es una sensación un tanto frustrante, un sentimiento con el que algunos se han atrevido, con más o menos éxito, a especular para sustraer diferentes teorías: orientalismo, teoría poscolonial, multiculturalismo, interculturalidad… con el fin de explicar y poder contrarrestar el vacío de representaciones (no solo culturales), las constantes discriminaciones, el rechazo a la diversidad o la creación sesgada del imaginario «del otro» que se ha producido en occidente.

Es que no es fácil vivir, para nadie, y aún menos cuando formas parte de «el otro», de la minoría, porque todo se complica un poco más; estamos acarreando con el peso de una historia basada en discriminaciones. Quizás por ello aquellos que compartimos una negritud y procedencia estamos unidos a través de un hilo invisible que nos permite llamarnos «hermano o hermana» cuando nos cruzamos por la calle. Analistas sociales y europeístas como Josep Ramoneda apuntan a una crisis de occidente, a un imperialismo en trance y subrayan que el declive del viejo continente en plena globalización necesita de la exploración de nuevos mundos para su supervivencia. Y me pregunto, ¿no es lo que siempre ha hecho: explorar y conquistar nuevos mundos? La incapacidad de occidente de desarrollarse por sí mismo le lleva, como si de un vampiro se tratara, a alimentarse a través de la sangre de otros. Pero hay quienes somos positivos y vemos que ese desgaste da paso a que diferentes expresiones culturales ( del «el otro») e identidades consideradas minoritarias (aunque no lo sean) pueden encontrar sus espacios.

Medios como Radio Africa Magazine tratan de encontrar esos espacios y surgen en este caos mundial para dar respuesta a una sociedad que cambia a marchas forzadas. Se alza como una apuesta clara de transformación social: retar al imaginario eurocéntrico a través de las prácticas culturales con perspectiva afrocéntrica. Porque confiamos que podamos transmitir formas alternativas de ser y estar en este mundo. Porque es necesario ahora más que nunca normalizar la condición del «ser inmigrante» y aprovechar los fallos de este sistema capitalista (un tanto desalmado) para crear y transformarnos en una sociedad más equitativa, aunque sea a nivel de representaciones.

Tania Adam (Maputo, 1979), es fundadora y editora de Radio Africa Magazine.  Gestora cultural, licenciada en Administración y Dirección de Empresas, está especializada en cultura contemporánea africana, inmigraciones e interculturalidad. Desarrolla proyectos culturales, de sensibilización y desarrollo relacionados con el continente africano, y el fomento de las formas y prácticas culturales de origen no occidental.

[box]Tania Adam participará en el I Encuentro de Periodistas África-España, organizado por Casa África y que se celebra el próximo 4 de octubre en Madrid.

Este artículo forma parte de una serie en torno a la comunicación y la información sobre África en España y sobre el panorama periodístico en el continente. Consulta los artículos aquí.[/box]

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *