Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

¿Podría la guerra de Rusia en Ucrania afectar negativamente a las alianzas mundiales de África?

¿Podría la guerra de Rusia en Ucrania afectar negativamente a las alianzas mundiales de África?
La Unión Africana luchará por garantizar que los socios cumplan sus promesas en un nuevo y difícil entorno internacional. Imagen: © Amelia Broodryk/ISS

La guerra en Ucrania amenaza con afectar seriamente a la seguridad alimentaria en África, pues algunos países dependen fuertemente de las importaciones de trigo rusas y ucranianas

Una semana antes de que Rusia invadiera Ucrania el 24 de febrero, África y Europa acordaron una «visión conjunta» sobre aspectos como el crecimiento económico, la seguridad y el cambio climático. Quizás la guerra en Ucrania no influye directamente en las relaciones continentales, pero podría dañar las relaciones bilaterales. Los acuerdos también podrían verse afectados por el impacto económico global de la crisis.

La Unión Africana (UA) puede enfrentarse a la difícil tarea de garantizar que los socios internacionales cumplan con sus compromisos, incluidos los acordados en otras cumbres como el Foro para la Cooperación entre China y África de noviembre de 2021 en Dakar.

En la cumbre UA-Unión Europea (UE) celebrada en Bruselas los días 16 y 17 de febrero, ambas organizaciones se comprometieron a proporcionar un acceso igualitario a las vacunas contra la COVID-19, a garantizar la recuperación económica de África y a combatir los flujos financieros ilícitos. Además, acordaron la mitigación del cambio climático y la cooperación en materia de paz y seguridad.

En la cumbre, la primera celebrada en cinco años, se prometió realizar una inversión de 150 000 millones de euros para África teniendo en cuenta la gran competencia mundial por la influencia económica en el continente.

El 11 de marzo, el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, se reunió con el presidente de la Comisión de la UA, Moussa Faki Mahamat, y con varios miembros de la UA. Estados Unidos prometió colaborar estrechamente con la UA, dando lugar a una cooperación creciente y al reconocimiento del papel de la UA como la voz de África en el mundo.

En la cumbre UA-UE, la primera en cinco años, se prometió una inversión de 150 000 millones de euros para África

El día de la invasión rusa, Faki y el presidente de la UA, Macky Sall, pidieron a Rusia y a cualquier otro actor regional o internacional que «respeten imperativamente el derecho internacional y la integridad territorial y la soberanía nacional de Ucrania». Asimismo, expresaron su «extrema preocupación por la gravísima y peligrosa situación creada en Ucrania».

No obstante, cuando tuvo lugar la votación del 2 de marzo en cuanto a la resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre Ucrania, casi la mitad de los Estados miembros de la UA se abstuvieron o no votaron. Este acontecimiento podría influir en las relaciones entre los distintos países y Europa. La resolución «rechaza de la manera más categórica» la agresión rusa contra Ucrania y pide a Rusia que «retire inmediata, completa e incondicionalmente todas sus fuerzas militares del territorio de Ucrania dentro de sus fronteras reconocidas internacionalmente».

Tras la reunión con Blinken, la embajadora de Estados Unidos ante la UA, Jessica Lapenn, declaró al Instituto de Estudios de Seguridad (ISS) que Estados Unidos acogió con beneplácito la declaración de Faki y Sall sobre Ucrania. También alabó a Kenia, Ghana y Gabón (miembros no permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU) por apoyar la resolución de la Asamblea General. Lapenn dijo que, a pesar de las circunstancias, la reunión entre Blinken y Faki se centró en África y que se trataron temas como el cambio climático, el comercio y la inversión, la salud, la paz y la seguridad.

Sin embargo, la votación del 2 de marzo demostró que África se encontraba profundamente dividida. 28 Estados miembros de la UA votaron a favor, 17 se abstuvieron, 8 no votaron y Eritrea votó en contra. La falta de consenso se volvió a hacer evidente el 24 de marzo, cuando solo 22 países africanos apoyaron la resolución alternativa de Sudáfrica sobre la ayuda humanitaria a Ucrania. El proyecto recibió críticas por no mencionar a Rusia. Sudáfrica explicó que intentaba encontrar una solución que contara con la participación de todas las partes, incluida Rusia.

El papel de la UA como representante de la postura de África en los asuntos globales es muy diferente al de la UE

Cabe señalar que el papel de la UA como representante de la postura de África es muy diferente al de la UE. La UA es una organización intergubernamental que no siempre puede forjar un posicionamiento común, aunque lo ha intentado hacer en asuntos de migración y cambio climático. La UE tiene un estatus supranacional y puede hablar en nombre del bloque.

Al condenar el ataque a Ucrania, Faki y Sall se ciñeron a los valores y normas de la UA en cuanto a soberanía. Sall, como presidente de la UA, expresó su gran preocupación por la situación. No obstante, posteriormente su país, Senegal, se abstuvo en la resolución del 2 de marzo que criticaba fuertemente a Rusia. La posición de Senegal también demuestra que los países se abstuvieron por intereses nacionales.

Aunque es improbable que las relaciones entre la UA y sus socios (la UE y Estados Unidos) se vean directamente afectadas, la posición de algunos países africanos podría dificultar las futuras relaciones diplomáticas y la ayuda al desarrollo.

Algunos diplomáticos de la UE en África se mostraron sorprendidos, incluso indignados, de que países como Sudáfrica se negaran a apoyar la resolución del 2 de marzo. La abstención se consideró un rechazo a los esfuerzos por defender la soberanía y el derecho internacional. Un total de 141 Estados miembros de la ONU votaron a favor y solo 4 votaron en contra.

La embajadora de la UE en Sudáfrica, Riina Kionka, tuiteó lo siguiente: «Estamos asombrados porque Sudáfrica se ve a sí misma y es vista por el mundo como un país que defiende los derechos humanos, el derecho internacional y el Estado de derecho».

La posición de algunos países africanos podría dificultar las futuras relaciones diplomáticas y la ayuda al desarrollo

Sudáfrica contraatacó diciendo que la resolución del 2 de marzo «no enfatizó el llamamiento a un compromiso significativo». El presidente Cyril Ramaphosa declaró que Sudáfrica estaba comprometida con la resolución pacífica de conflictos basándose en su historia de haber «logrado la democracia a través de una resolución negociada», y añadió que la abstención no significaba que el país no defendiera los derechos humanos o no se preocupara por el impacto del conflicto en la población civil.

Un diplomático europeo que vive en Pretoria declaró al ISS que era improbable que las relaciones de la UE con Sudáfrica se vieran afectadas, ya que la organización no «castiga» a los países de esa manera. No obstante, otros afirman que podrían verse afectadas la ayuda y la asistencia al desarrollo a los Estados u organizaciones que apoyan abiertamente a Rusia.

La guerra en Ucrania amenaza con afectar seriamente a la seguridad alimentaria en África, pues algunos países dependen fuertemente de las importaciones de trigo rusas y ucranianas, afirma Akinwumi Adesina, del Banco Africano de Desarrollo. África oriental, por ejemplo, depende de ella para un tercio de sus suministros, con Egipto y Sudán especialmente afectados por la crisis. Otros grandes consumidores de este producto son Nigeria, Marruecos, Senegal y Túnez.

Irónicamente, el lema de la UA para 2022 es «Construir la resiliencia en la nutrición en el continente africano: acelerar el capital humano y el desarrollo social y económico». En este complejo contexto, la organización se esforzará por alzar su voz y asegurar una solución duradera a la crisis alimentaria.

La UA también tendrá que considerar si sus compromisos con la UE se verán afectados negativamente si persisten las divisiones entre los Estados africanos por la invasión rusa de Ucrania. Entretanto, puede centrarse en garantizar que la situación no obstaculice por completo los compromisos recientes de la UE y Estados Unidos.

Artículo redactado por Liesl Louw-Vaudran. Fue publicado originalmente en inglés en ISS y traducido al español por Miriam Ojeda Cabrera para Casa África.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

La brecha eléctrica de África

La escasa capacidad de generación eléctrica en un continente que crece aceleradamente es posiblemente el mayor desafío al que se