Golpe de Estado en Guinea: ¿Quo vadis, coronel?

Golpe de Estado en Guinea: ¿Quo vadis, coronel?
Imagen: Jacqueline Macou en Pixabay

Boubacar Boris Diop

Novelista, ensayista, dramaturgo y guionista considerado uno de los grandes escritores actuales de África.

El sufrido pueblo guineano se encuentra en una encrucijada y no hace falta mucho para que su sistema político salga fortalecido de la crisis actual. Sin embargo, lo que resulta bastante triste y preocupante es que todo -lo mejor y lo peor- depende de la voluntad de un solo hombre, que hace unos días era completamente desconocido…

Alpha Condé, el presidente guineano derrocado en la madrugada del domingo 5 de septiembre de 2021, solo confiaba en un hombre, el ya famoso teniente coronel Mamady Doumbia, jefe de su poderosa División de Fuerzas Especiales. Fue Doumbia quien lo derrocó en un golpe de Estado en el que murieron 11 soldados del Ejército Clásico, mucho menos entrenados. Afortunadamente, no hubo víctimas entre la población. En cuanto al antiguo jefe de Estado derrotado (83 años), se le salvó la vida y lleva una semana en arresto domiciliario en el Hotel Noom de Conakry, donde se le trata bastante bien, según la delegación de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) que fue autorizada a visitarlo.

No es de extrañar que el golpe de Estado fuera condenado por las Naciones Unidas y que Guinea fuera suspendida de todos los organismos internacionales, especialmente los africanos, hasta que se restableciera el orden constitucional. De hecho, esto es exactamente lo que ocurrió con Mali, donde otro coronel, Assimi Goïta, está a la cabeza del Comité Nacional de Salud Pública (CNSP) instituido tras el golpe de Estado del 19 de agosto de 2020.

Estas condenas se han convertido en un ritual que la opinión africana ha llegado a ignorar. Pero, aunque son innegablemente ineficaces a corto plazo, tienen el mérito de obligar a los militares que toman el poder a sentir que están bajo alta vigilancia en su país y en el extranjero. Esto les obliga a ser menos brutales y a admitir implícitamente que la violencia de las armas no les da ninguna legitimidad popular. Este es un hecho político nuevo y muy importante que hay que destacar. A menudo se les escapa a quienes observan las convulsiones del continente africano desde la distancia.

Por eso, al igual que su homólogo maliense, el coronel Mamady Doumbouya se comprometió rápidamente a retirarse del juego después de organizar la transición, que será coronada en principio por nuevas elecciones que promete más transparentes y sinceras. Los militares no quieren ser vistos como usurpadores, sino como soldados que han venido a regular una competición política distorsionada por el apetito de poder de Condé, antes de volver a sus cuarteles.

Para ello, se aprovechan de un fuerte descontento provocado por los políticos tradicionales. Así, al día siguiente del golpe de Estado, multitudes frenéticas recorrieron las calles de las principales ciudades de Guinea aplaudiendo a los amotinados al grito de «¡Viva la libertad!

¿Por qué justamente este eslogan?

Esto se debe a que Alpha Condé ha decepcionado. Exiliado durante mucho tiempo en Francia, el hombre al que le gustaba llamarse «el Mandela de Guinea» luchó durante décadas contra todos los excesos autoritarios de su país y fue el primer presidente elegido democráticamente, el 15 de noviembre de 2010. Desgraciadamente, este símbolo de la apertura política y el pluralismo desdibujó rápidamente su imagen al negarse a dimitir tras su reelección en 2015. A pesar del enfado de la calle, se empecinó y obtuvo un tercer mandato completamente ilegal, tras una revisión de la Constitución y de fraudes demostradas. Cellou Dalein Diallo, su principal rival y probable beneficiario de los actuales acontecimientos, nunca ha reconocido su legitimidad.

La hostilidad entre los Diallos y Condé, avivada por consideraciones étnicas, había llegado a un punto de no retorno. Y como en la famosa fábula de Jean de la Fontaine, un tercer ladrón se aprovechó de ello para hacerse con el poder.

El nuevo hombre fuerte de Conakry es tan popular en este momento que no se puede excluir que mantenga el poder mediante todo tipo de subterfugios. ¿Qué uso le dará hasta el hipotético regreso de los civiles? La pregunta está en boca de todos y puede traducirse más sencillamente así: ¿será el coronel Mamady Doumbouya un nuevo Bokassa o, por el contrario, un nuevo Sankara? Su perfil de pendenciero, antiguo miembro de la Legión Extranjera francesa, hace temer lo peor. Además, aunque se presente en sus palabras como un auténtico demócrata, nunca ha dudado en reprimir sin escrúpulos todas las manifestaciones contra la reforma constitucional decidida por Condé con vistas a un tercer mandato. Según las fuentes, esta represión causó entre 150 y 300 víctimas. Se puede entender por qué muchos de sus compatriotas se niegan a confiar en él.

Pero es porque es consciente de estas grandes desventajas que Doumbouya sigue multiplicando los gestos de buena voluntad. El martes 7 de septiembre liberó la primera oleada de una veintena de presos políticos, insinuó que no quería presentarse a las elecciones presidenciales posteriores a la transición e incluso afirmó que él y sus compañeros no habían dado un verdadero golpe de Estado. También sabe que, debido a sus antecedentes militares, en Francia se sospecha que es un peón de París, que históricamente ha participado en la mayoría de los golpes de Estado en sus antiguas colonias. Hasta el día de hoy mantiene el control a través de lo que el ensayista François-Xavier Verschave llama françafrique, un sistema de confiscación de la soberanía de los países africanos francófonos.

No se tardará en saber si el teniente coronel Doumbouya actuó solo o en nombre de fuerzas que acechan en la sombra.

Si no se puede descartar ninguna hipótesis es precisamente debido a los fabulosos recursos naturales de Guinea, uno de los principales productores de bauxita del mundo. Se puede pensar que si para ciertos círculos empresariales la preservación de sus intereses requiere el apoyo a un gobierno fuerte en Conakry, no dudarán ni un segundo. Se encontrará una manera de perpetuar el poder de Doumbouya. Nadie lo desea, pero los demócratas guineanos corren el riesgo de perder rápidamente sus ilusiones.

Por muy pesimistas que seamos, existen razones para no temer demasiado este desastroso escenario. En efecto, los tiempos han cambiado, y saber que uno está siendo vigilado a diario por cientos de miles, si no millones, de personas en las redes sociales hace que las ambiciones dictatoriales en todo el mundo sean mucho más difíciles.

El riesgo de tener que rendir cuentas ante la justicia internacional es también un factor que podría calmar a algunas personas, como el coronel Mamady Doumbouya, que de la noche a la mañana se encontró que podía poder hacer lo que quisiera en Conakry.

El sufrido pueblo guineano se encuentra en una encrucijada y no hace falta mucho para que su sistema político salga fortalecido de la crisis actual. Sin embargo, lo que resulta bastante triste y preocupante es que todo -lo mejor y lo peor- depende de la voluntad de un solo hombre, que hace unos días era completamente desconocido…

Artículo redactado en francés por Boubacar Boris Diop y traducido al español por Casa África.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

También te puede interesar